15/8/08

Veto temporal

Como sé que los vetos son en general una cosa vista con malos ojos, voy a intentar explicar por qué veto a Julieta Venegas en temporadas especiales.

Nunca he tenido nada en su contra, de hecho su música me gusta, su estilo, su estética de Alicia en el país de las maravillas, y especialmente su ser genuina, sin pretensiones, incluso tengo algunas de sus canciones en mis playlists, pero ahora estoy dispuesta a vetarla, por irresponsable, por lo menos por un tiempo. No porque en un tiempo deje de ser irresponsable, sino porque en un tiempo, me parecerán divertidas las letras y no me despertarán el bichito de la inconciencia para cometer exabruptos.

Me explico:
Y yo sé, que tienes miedo y no es un buen momento para tí y para esto que nos viene sucediendo
O sea, sin timing ni disponibilidad, y sin embargo, “eres para mí”?? Eso no puede ser sino el comienzo o la continuación de algo malsano de lo que uno sale muy herido. Como hablaba con un amigo el otro día, que el otro sea perfecto pero que no esté disponible, es lo mismo que tener la mamá, pero tenerla muerta. Hay que darse por vencido, y seguir participando.

Otra
Tengo que confesar que a veces, no me gusta tu forma de ser, luego te me desapareces y no entiendo muy bien por qué?
Es sencillo, porque no quiere, porque no le interesa y uno tiene que ponerle límites a su inmensa comprensión, justo ahí, donde empieza la estupidez.

No dices nada romántico cuando llega el atardecer,te pones de un humor extraño con cada luna llena al mes.”

Todos tenemos nuestros días, pero por qué algunos pensamos un poco antes de agarrarla con el que no corresponde? Por qué algunos tenemos la delicadeza de no joder al otro? (no contesten, ya me lo vengo diciendo, por boluda). Para completar, “yo te quiero con limón y sal, tal y como estás, no hace falta cambiarte nada” Quizás es lo más sanito que ha dicho, sí, uno no debe intentar cambiar a nadie, pero lo que no debe es conformarse con el existencialista de buseta, el atarban que se desaparece o el patán que nos muestra su ira cada vez que alguien se le cruza como no debe en la calle.

No seré lo que te imaginabas, no diré lo que quieres escuchar, no sé bien si será para siempre, pero sé que te puedo hacer feliz.”

Sólo la equivocada creencia de que los conocemos más que ellos mismos, de hecho, que les descubrimos más cualidades de las que tienen (en todo caso, las inventamos), nos hace pensar, que a pesar de no ser lo que se imaginaba, ni lo que espera, ni lo que quiere, uno los puede hacer felices. Eso, pasando de largo que aquí lo que importa es su felicidad, a pesar de ser quienes somos. Podría ser esto más parecido a una inviación a que trapeen el piso con uno?

Ya sé que Julieta Venegas no es la única irresponsable, desafortunadamente cuando uno quiere olvidar o superar a alguien se vienen todas las coincidencias de buseta (todas las canciones, novelas, películas o conversaciones, se relacionan o ajustan perfecto a nuestra desgracia) con todos los irresponsables que se les ha ocurrido cultivar los sentimientos malsanos –por poética, talentosa o desastrosa que sea la forma-, y es difícil encontrar las que realmente uno necesita oír en ese momento: “qué lástima pero adiós, me despido de ti y me voy”.

1 comentario:

Natalia Alabel dijo...

Ehmmm...a mí no me gusta la música de la Venegas, pero si hay que desmenuzar, me parece que hay cantautores veinte veces más patéticos que ella. Los pseudo románticos como Axel, por ejemplo.